Red inalámbrica en el hogar.

La facilidad de conectar nuestros equipos a internet es cada vez más frecuente.

 

Existen áreas de cobertura gratuita en restaurantes, hospitales, aeropuertos, centros comerciales, cafeterías, bibliotecas, escuelas, hoteles, universidades, etc. Esta misma tecnología se encuentra disponible para nuestros hogares.

Esas zonas donde el acceso a la Red flota en el aire se llaman hotspots.

La mayoría de proveedores de servicio de internet proporcionan al momento de contratar un modem que realiza varias funciones:

 

a) Es routeador. En la actualidad compartir el acceso a internet se encuentra basado en servicios de red. Los modem routeadores asignan una dirección única y singular a cada máquina que se conecta a ellos por cable e inalámbrica.

b) Es modem.- Recibe el flujo de datos que nos proporciona el proveedor de internet y nos permite reenviar a través del mismo los datos que se generan en el mismo.

c) Es Wi Fi. Porque el flujo de datos lo puede realizar de manera inalámbrica dentro de los parámetros establecidos para esta clase de equipo.

d) Es un Firewall. Porque dentro de sus funciones cuenta con una pared de fuego para evitar accesos no autorizados a las computadoras que integran la red de cómputo domestica.


¿Qué es Wi Fi?

Internet sin cables no significa que tengamos que cambiar de proveedor (ISP, por Internet Service Provider). Es mucho más fácil. En lugar de conectar la computadora directamente al módem provisto por el ISP, conectemos ahí un pequeño aparato con una o dos antenas llamado router Wi Fi o un Acces point. Una vez configurado, siguiendo las instrucciones que figuran en el manual, ese equipo se conectará automáticamente con Internet y transmitirá por aire los datos que van y vienen de la Red, reemplazando así los cables.

 

Ahora, ¿debe haber un transmisor inalámbrico Wi Fi también en la computadora? Por supuesto. Por eso, cualquier laptop, notebook o neptop moderna ya viene con la correspondiente antena Wi Fi, lo mismo que algunos celulares, tablets, televisores, consolas de juego, etc. A las computadoras de escritorio puede agregársele una por un valor de entre 30 y 50 dólares.

 

Además, cualquier router inalámbrico permite no sólo las conexiones por antena, sino también por cable, con lo que podemos tener una PC cableada al routeador, y una notebook y un celular que navegan por Internet por Wi Fi. De hecho la capacidad de conectar equipo a una red domestica es bastante amplia, ya que los protocolos de red TCIP permiten la conexión de hasta 254 equipos.

 

Un routeador inalámbrico Wi Fi tiene un alcance de más o menos 50 metros en interiores y hasta 100 en el exterior. Usando antenas especiales se puede extender el alcance a varios kilómetros, pero no es lo que necesitamos en casa. Estos valores varían en función de marca, modelo y características de la construcción, ya que los entremuros, losas muebles, pueden obstruir la transmisión de señales.

 

No todo es perfecto, claro. A medida que la notebook o el celular se alejan de la antena base, la señal pierde calidad y eventualmente baja la tasa de transferencia. La tecnología Wi Fi puede alcanzar 54 megabytes por segundo (Mbps), entre 5 y 10 veces más que las conexiones más rápidas de Internet disponibles hoy para el público; pero bajará a 11 Mbps si nos alejamos mucho de la base o si hay gran cantidad de obstáculos.

 

Dado que, en esencia, un router Wi Fi funciona igual que un teléfono inalámbrico (y en no pocos casos en la misma frecuencia de 2,4 gigahertz), los grandes armarios metálicos, acuarios de grandes dimensiones, hornos a microondas, refrigeradores, motores eléctricos y lámparas, entre otros, son los peores escollos para una conexión sin cables.

 

La base de un teléfono inalámbrico muy cerca del ruteador también puede afectar su funcionamiento, si está en la misma banda de frecuencias, lo mismo que los monitores para bebes y los dispositivos Bluetooth. En nuestras pruebas, sin embargo, Wi Fi se mostró más que resistente a las interferencias, a distancias razonables.

 

De igual manera, cuando existe un problema de traslape de señales muchas veces es posible corregirlos modificando la configuración de los routeadores que comúnmente manejan varios canales y diferentes intensidades de señal.

 

Como se dijo, esta tecnología es muy cómoda, porque nos libera de los cables, pero es también nueva y sufre, por eso, una cantidad de problemas de seguridad sólo resueltos en parte.

 

Lo más importante que debemos tomar en cuenta es que luego de instalar el router Wi Fi estamos transmitiendo nuestro enlace con Internet y cualquiera lo puede usar. Los routeadores vienen con todas las funciones de seguridad desactivadas para que el usuario hogareño no se vea en apuros para hacerlo funcionar.

Por eso, una vez que esté configurado debemos realizar como mínimo estos pasos:

 

 

Establecer una contraseña de autenticación para usar la conexión. Esto evita que los vecinos se "cuelguen" de nuestro servicio de internet y usen nuestro ancho de banda. Habrá quien diga que el hecho de que el vecino se cuelgue de nuestro servicio no tiene trascendencia, encontrará al tiempo que si hay inconvenientes, el principal es que tendrá una navegación nula o extremadamente lenta.

 

Encriptar el tráfico de datos de nuestro hotspot con WPA (Wi Fi Protected Access) o, preferentemente, WPA2. No debe usarse la encriptación WEP (Wired Equivalent Privacy) ya que es muy fácil de hackear. Esto evitará que nuestros datos sean captados al vuelo por un pirata informático para robar contraseñas y números de tarjeta de crédito.

 

Hay muchas otras opciones de seguridad disponibles en los rotures modernos. El lector debe prestarle particular atención a este apartado en el manual del usuario y la configuración del dispositivo.

 

 

< CONSEJOS CONTÁCTENOS